Era por la noche en Valencia y una pandilla de amigos fueron de fiesta. Estaban todos muy borrachos y mareados. Cuando volvieron de aquella fiesta para ir a sus casas pasaron por un parque que estaba al lado de un colegio abandonado. En uno de los columpios había una niña de 7 años que estaba sentada y sonreía mucho, uno de los chicos se acercó y la niña le dijo: Quieres columpiarme? Y de repente le clavo todas sus uñas y el chico murió. Con la sangre del chico la niña cogió un poco y marco la sangre en el palo que sostenía el columpio. Dicen que si pasas por ese parque por la noche la niña te mata y pondrá la marca, ya lleva muchas marcas.

Lidia