Hola mucho gusto, a mi me encantan las historias de miedo, por eso quiero compartir con ustedes la historia de los últimos días de mi abuelito.
esta historia me la contó mi papá, ya que mi abuelo era el papá de el.
La historia es la siguiente, nosotros somos de un área rural de el departamento de Suchitepequez, Guatemala. en una ocasión en eso de las 12:00 de la media noche en adelante en la calle que pasa frente a la casa de donde vivían mis 2 abuelos con mis tíos y mi papá que para ese entonces ellos estaban bajo el cuidado de mis abuelos, los perros que son común en el área rural, empezaron a ladrar desde la parte de abajo del camino y así iban ladrando para arriba y mi abuelo era una persona de aquellas que por lo general no creía en cosas de brujería o fantasmas ni nada de eso, despertó por la bulla que los perros hacían al ladrar, se sentó en la cama y agarro su machete -herramienta para cortar objetos de madera- y se levanto, pero mi abuela le dijo que no saliera ya que ella tenía un mal presentimientd, pero mi abuelo no le hizo caso y salió a ver el porque el ladrar de los perros, tomo su lámpara en una mano y el machete en la otra, y se escondió en el cerco-división de terreno- en este caso entre el terreno de la casa y la calle.
cuando los perros ya se estaban acercando al lugar donde se encontraba mi abuelo, vio que delante de ellos iba un soldado, los perros no le llegaban a menos de un metro de distancia, el asombro de mi abuelo fue de que este soldado que el miraba al acercarse vio que no iba caminando sino flotando y que la cara la tenía de humano pero las manos y pies eran huesos de un esteleto, mi abuelo se asustó pero espero a que terminará de pasar donde el se encontraba. al terminar la recta del camino los prerros seguían ladrando más arriba, pero el salió de donde estaba he iba de regreso para la casa cuando vio en su camino un sapo grande que le dijo que el iba a morir 8 días después pero que el no tenía que comentar de lo que había visto hasta el día de su muerte. . . esto fue el 16 de mayo de 1974, mi abuelo el día 24 del mismo mes se enfermo gravemente, el ya sabía lo que le iba a pasar fue en ese momento cuando reunio a mi abuelita que aún esta viva ella tiene ahorita 88 años y a mis tíos para contarle lo que le paso aquella noche. y 2 horas después murió… y desde que yo recuerdo mi abuela siempre nos cuenta la historia al igual que mi papá por eso ellos no quieren que ninguno de nosotros nietos ó algún familiar salga a ver que pasa, cuando los perros ladran durante la noche.

Wilson Ajcabul