Cuando tenia 6 años pedía deseos y hacia “mandas” durante el día… pero no para ganar cosas, ni dulces, ni nada de eso… las hacía para no tener mas “pesadillas”, mi mamá me contó hace poco que yo a veces salía gritando de la casa, corriendo, y que me tenían que salir a buscar… yo no lo recuerdo, debe ser algun recuerdo reprimido, quizas por lo traumante…

Una vez soñé que una cucaracha grande avanzaba por el muro… grité con toda mi fuerza, mi mamá y mi padrastro acudieron… prendieron la luz y en efecto… una cucaracha del tamaño de una mano avanzaba por el muro, cuando la mataron con una escoba chilló como un niño… un sonido agudo y estruendoso…

Nadie se atrevió a limpiar el desastre y todos nos fuimos a acostar a la pieza de mi mamá…

al otro día… no había nada… lo raro ocurrió a la noche siguiente…

Es cierto… nunca vi nada… ¿o reprimí lo que ví alguna vez?

Lo cierto es que hasta los 14 años dormí con la cabeza tapada, sacando solo mi naríz para poder respirar…

Siempre me sentí perseguido, observado, un suplicio ir al baño de noche… el camino era largo, pieza-comedor-habitación-baño … siempre obligado a correr… nunca me miré al espejo de noche, tampoco se porque, quizás alguna vez vi algo… pero lo reprimí…

En las noches siempre tuve malos sueños, me hacían salir corriendo de mi casa, “huyendo de algo”, quizas el mismo algo que no quería que hubiera mascotas en la casa…

Habiendo cumplido unos 8 años estaba muy grande para dormir en la misma pieza que mi hermana, asi que separaron el camarote y cada uno quedo con su pieza… mala cosa…