Bueno, esta historia algunos no me la van a creer, pero ha sucedido de verdad, resulta de que cuando yo era pequeño, vivía en una humilde casa, hasta que un día me mude a otra, unos años después de llevar bastante tiempo en mi nueva casa, empece a escuchar ruidos extraños, por ejemplo: la luz de mi cuarto de baño estaba fundida, pero sin embargo se encendió esa noche, se escuchaba como alguien corría por todo mi comedor (ya que yo duermo arriba) asta que un día fue ya taparme entero, de la cabeza a los pies, se escuchaba una risa macabra, hasta que por fin un día, le dije a dios que por favor pararan esos ruidos, y así fue, así que los que leéis esta historia, tened cuidado por las noches.

juan carlos