A los 14 años vivía donde mi abuelita, ya ajeno a los recuerdos de mi infancia, tenía otras preocupaciones…

Una noche dormía placidamente de espaldas, cuando algo me apretó el pecho, desperté, abrí los ojos y no había nada, pero algo me estaba cargando, miraba desesperado a mi alrededor, y no podía gritar, mis manos y mis piernas no respondían…

Consiente totalmente y muy atento con mis ojos abiertos, hacía una fuerza desmedida para tratar de moverme, y avisar a mis abuelos de mi situación, me estaba quedando sin aire y algo me estaba apretando todo el cuerpo…

La pieza oscura, pensé “Esta vez no soy un niño, no me asustarás seas lo que seas” y a pura fuerza de voluntad, logré moverme… me incorporé, no sentía brazos, ni nada, comencé a correr por la casa, chocando con todo, para meter bulla, pues aun no recuperaba el habla, es entonces cuando mis abuelo prende la luz y me detiene y mi abuela asustada me pregunta que pasa… me vuelve la voz…

No podia gritar y no podia moverme… asi que tuve que votar todo y meter bulla para que ustedes prendieran la luz…

Así… he tenido que sobrellevar varias veces intentos de ahogamientos hacia mi persona en las noches…